Disfruta el paseo - familia, Mujeres hacia la excelencia, Reflexiones, Secretos de mujer, Vida Cristiana - Alva de Contreras » Alva de Contreras

Disfruta el paseo

Hace unos días tuve la oportunidad de visitar uno de mis lugares favoritos aquí en Panamá, en las montañas con preciosos paisajes y caídas de agua. Estaba con mi esposo y mis dos hijos disfrutando de un pozo al pie de una cascada, muy refrescante en medio de un día de verano. El agua estaba tan clara que podía ver las rocas y los peces debajo de mí.  Tomé un inflable para flotar e ir al otro lado donde estaban mis hijos y comencé a impulsarme con mis pies y mis manos y rápidamente me cansé porque sencillamente estaba yendo en contra de la corriente, y sentía que no avanzaba, sin embargo, continué impulsándome, y de nuevo me cansé. En medio de mis intentos, el paisaje del fondo del agua me atrapó, quedé absorta por lo que podía ver, aun así seguía dándole a mis pies pero disfrutando del paisaje;  no pasó mucho tiempo y quedé aun más sorprendida cuando me vi en el otro lado justo donde deseaba ir. Me regocijé mucho con esa experiencia y supe que podía sacarle mucho provecho.

En la vida tenemos muchos sueños, deseos, planes, metas  y eso está bien, pero a veces nos enfocamos tanto en ver el futuro, en lo que queremos alcanzar, en lo que aún no tenemos, que nos olvidamos de lo que está en el hoy y el ahora.  Nos esforzamos y nos cansamos, nos frustramos, sentimos como que no avanzamos tan rápido como queremos, el desánimo viene, la queja, las dudas nos invaden, y sentimos hasta miedo de si lo vamos a lograr o no, porque las cosas, sencillamente no avanzan en el ritmo que quisiéramos. Y esto, nos pueden robar el disfrutar lo bueno y hermoso que tenemos ahora.  No digo que dejemos de impulsarnos hacia donde queremos ir, pero si les animo a que disfruten el paseo, el trayecto, el camino, y no dejen de maravillarse de todo lo que ya Dios nos ha regalado en este único y maravilloso presente que no volverá, Disfrútalo y agradece a Dios por lo tienes: tu familia, tus amigos, tus hijos, no pierdas la habilidad de maravillarte y ser agradecido,  y mientras lo haces, sigue impulsándote y quedarás sorprendido con la realidad de que llegaste a tu meta, alcanzaste ese sueño, pero no te perdiste del paseo.

 

 

Salmo 37:4  Pon tu delicia en el SEÑOR, y El te dará las peticiones de tu corazón.

Un abrazo!!

Esther Vargas de Sifontes.

evsiifontes@yahoo.com


Escribe Tu Comentario

Similares: