Demostrando la belleza que viene de adentro,  y habla con Dios, pidiendo Su ayuda y perdón y tu rostro comenzará a brillar, » Alva de Contreras

Demostrando la belleza

Demostrando la belleza no consiste en lo externo.  Aunque no hay que negar que hay muchas mujeres bellas, con un rostro hermoso, cuerpo esbelto, gestos femeninos, formas de hablar muy atinadas y agradables.

Muchas veces esto se logra por prácticas y cuidados hacia sí misma, sin dejar a un lado por supuesto el toque del gran artista que ha creado a la mujer de una forma tan maravillosa.

Un día sentada en el regazo de mi padre, le  pregunté:   ¿Qué hay que hacer para ser bien linda?  Y su respuesta fue: hijita, las niñas más lindas en esta tierra, son aquellas que aman a Dios y le obedecen.

Creo que es necesario que cada día demos una limpieza a nuestro rostro, con un pañito, alguna crema o un jabón facial, y no irnos nunca a la cama con sudor ni maquillaje.

Te menciono algunos tips que te ayudarán demostrando así tu belleza.

En medio litro de agua fría que ha hervido antes, vierta dos hojitas de salvia, 2 hojitas de tomillo, 2 hojitas de hiedra.  Tápelo y deje macerar por 5 a 6 horas.  Empape un algodón con esta loción dando palmadas en el rostro y aplicando la loción.

Una receta para las arrugas: En una taza de agua hirviendo vierta dos hojitas de perejil 2 hojitas de salvia.  Beba esta infusión caliente en ayunas.   El perejil es estimulante y la salvia purifica la sangre.
Hay una crema para este mismo caso que se puede hacer en casa: Mezclar bien una cucharada de leche fresca y una cucharadita de miel de abejas, aplicar al rostro y esperar que se seque, luego lavar delicadamente con agua corriente.  Un rostro  demostrando la belleza.

Para pieles cansadas: 1 cucharada de leche con una yema de huevo.  Después agregue 3 ó 4 gotas de vinagre o limón.  Cuando todo esté bien unido, extienda la mezcla en la cara y cuello.  Déjela unos minutos hasta que seque y luego enjuague.

Ahora te menciono un líquido facial: Partes iguales: agua y vinagre.  Agregue unas hojas de menta y poner al fuego hasta que hierva.  Bájelo y deje reposar sin tapar por 3 días.  Cuélelo y ponga en un frasco.

Para preparar una loción astringente: Disuelva ½ taza de alumbre en ½ taza de agua.  Añada 6 gotas de mentol y ½ taza de colonia.  Ponga todo en un frasco y aplíquelo a la piel con un algodón.  Contribuye a cerrar los poros y a poner la piel firme.

“El corazón alegre hermosea el rostro, más por el dolor del corazón el espíritu se abate”. Proverbios 15:13.

¿Cómo está tu corazón?  ¿Hay gozo, alegría, satisfacción?  O por el contrario ¿tienes resentimientos, quejas, críticas, enojos, griterías, envidias, soledad, ansiedad, tristeza?

Estás demostrando la belleza? Permite a Cristo reinar en tu corazón y  que el Espíritu Santo gobierne tu vida.

Toma la decisión hoy mismo demostrando la belleza que viene de adentro,  y habla con Dios, pidiendo Su ayuda y perdón y tu rostro comenzará a brillar, pasa tiempo a solas con él cada día, y decide perdonar a aquellos que te han herido y sirve a los demás con alegría.

Tu hermana y amiga,

Alva Vargas de Contreras.

www.alvadecontreras.com


Escribe Tu Comentario

Similares: