El fracaso de un corazón - Mujeres hacia la excelencia, Vida Cristiana - Alva de Contreras » Alva de Contreras

El fracaso de un corazón

El fracaso de un corazónEL FRACASO DE UN CORAZÓN.
En el fracaso de un corazón se observan diferentes actitudes.  Veamos lo que Jesús nos dice en:  Marcos 4:3-9: Oíd: He aquí el sembrador salió a sembrar; y al sembrar aconteció que una parte cayó junto al camino, y vinieron las aves del cielo y la comieron. Otra parte cayó en pedregales, donde no tenía mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra. Pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía luz se secó. Otra parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron y la ahogaron, y no dio fruto. Pero otra parte cayó en buena tierra, y dio fruto, pues brotó y creció, y produjo a treinta, a sesenta y a ciento por uno.
EL CORAZÓN QUE NO RESPONDE.
La semilla sembrada junto al camino, representa a la gente con un corazón que no responde.  Escuchan la Palabra de Dios, pero no son convencidos de su necesidad de un cambio de vida, de una relación personal con Dios. .
El fracaso de un corazón que no responde al llamado de Dios, termina sin arrepentirse y sin salvación.
EL CORAZÓN IMPULSIVO.
Los que fueron sembrados en pedregales representan a las personas con corazones impulsivos. Han oído la Palabra de Dios y al momento la reciben con gozo, pero no tienen raíz en sí, sino que son de corta duración, porque cuando viene la tribulación o la persecución por causa de la palabra, luego tropiezan y no reciben la salvación.
EL CORAZÓN PREOCUPADO.
Los que fueron sembrados entre espinos, son la gente de corazón preocupado  Aquellas personas reciben a Cristo dentro de sus corazones que están llenos con raíces de un pasado espinoso. Pronto después de la salvación, aquellos viejos hábitos y patrones de pensamientos, comienzan a crecer, en vez de removerlos de sus raíces, ellos tratan de vivir con ellos. Viven si fruto.
EL CORAZÓN PRODUCTIVO.
Aquellos cristianos escuchan, reciben y responden a la semilla plantada dentro de ellos. Ellos crecen y llevan fruto.

Con cual de ellos te identificas?

El fracaso de un corazón te lleva a reflexionar:  Los espinos están impidiendo tu crecimiento? Las preocupaciones te están distrayendo? Tus riquezas le están engañando?  Tus deseos están haciéndose cargo de tu vida?  Tus oraciones parecen hipócritas y no puedes aún recordar tu último tiempo significativo con Dios?

Su hermana y amiga,
Alva Vargas de Contreras.
www.alvadecontreras.com


Escribe Tu Comentario

Similares: